¡NUEVA ENTREVISTA! En esta ocasión, tenemos la suerte de contar con Víctor Arranz, alias “Bigman”, uno de nuestros líneas de la ofensiva. Esperamos que os guste.

𝗣𝗿𝗲𝗴𝘂𝗻𝘁𝗮: Esta es tu tercera temporada con Pinto Goldbats… ¿Qué objetivos individuales y colectivos te marcas para esta campaña?

𝗥𝗲𝘀𝗽𝘂𝗲𝘀𝘁𝗮: Como objetivo individual me marco algo muy simple pero esencial, que es seguir mejorando mi juego. Todo lo que sea ser mejor jugador que ayer, en cualquier ámbito de este deporte, para mi ya es un gran logro. Respecto a los colectivos, intentar llevar a lo más alto a este grandioso equipo y gran familia, que sería ganar la Liga este año.

𝗣: ¿Cuál fue tu primera impresión al venir a entrenar a Pinto Goldbats?

𝗥: Una sensación un poco rara al principio, pero que al final te engancha. Llegas y experimentas una disciplina que nunca había vivido en ningún deporte, pero que la gente que forma el equipo te hace disfrutar, y a partir de ahí ya solo quieres quedarte y ser parte de esta gran Familia.

𝗣: Sabemos que la línea es una de las posiciones más duras dentro del campo. ¿En qué piensas y cómo te preparas mentalmente para afrontar un partido en esta posición?

𝗥: Difícil pregunta… Lo primero en lo que pienso es que tengo que dar el 120% de mi, yo juego en el lado ciego y tengo la gran responsabilidad de proteger a nuestro Quarterback. Veo bastante football, fijándome en muchas jugadas de la línea ofensiva, e intento aprender de cada situación. La música antes de un partido, también me ayuda mucho.

𝗣: Si no jugaras de línea ofensiva… ¿En qué posición te gustaría probar?

𝗥: La línea defensiva, sin duda, sería una de ellas. He probado un par de veces y me gusta bastante, veremos si este año puedo probar más en esta posición. Además, siempre he tenido el gusanillo de probar alguna carrerita con el balón.

𝗣: Eres conocido en el equipo por los pisotones (esperemos que sin querer) que propicias a tus compañeros de vez en cuando, debido al gran tamaño de tus pies… ¿Has pensado en probar como Kicker?
𝗥: Sólo he pateado una vez y casi desgracio a un compañero… Pero bueno, quién sabe si con tiempo y práctica igual podría destacar. De todas formas, para patear ya tenemos a nuestro querido Nacho, que lo hace mejor que ninguno.